Calvicie o Alopecia, opciones naturales

0 comentarios

Alopecia
La calvicie es una condición común, que afecta tanto a mujeres como hombres, siendo más frecuente en estos últimos. En el mundo médico se identifica con el termino de “Alopecia”, las causas de la misma son variadas y se deben principalmente a un componente hormonal y en otras a una fuerte carga hereditaria o genética. Aunque no podemos dejar de mencionar que es un cambio fisiológico ligado a la edad, es decir a medida envejecemos perdemos nuestro cabello.


La llamada Alopecia androgénica, es frecuente en los varones y es la más común de todas. Recibe este nombre ya que la causa de la misma es el daño que sufre el folículo piloso por parte de la hormona dihidrotestosterona. El folículo piloso tiene un control hormonal, dado por la acción de una enzima, la 5 alfa reductasa, responsable del paso de testosterona a dihidrotestosterona, que produce una aceleración de los ciclos capilares conllevando el agotamiento prematuro de los cabellos. En este tipo de Alopecia el individuo nota como su cabello comienza a hacerse cada vez más delgado, frágil, y después comienza caerse; esto puede aparecer desde edades tempranas como la adolescencia pero lo común es que aparezca entre los 30 y 40 años.

El gen que produce la calvicie tiene un comportamiento dominante y no recesivo, es trasmitido tanto por el padre como la madre, lo que quiere decir que si usted tiene un abuelo o un padre con alopecia las probabilidades de padecerla son elevadas. Para determinar si uno es portador del gen, existen pruebas de estudio del ADN mediante el estudio de células en una muestra de saliva.

Además de estas causas bien conocidas de la calvicie, existen otras no menos importantes y de las que tenemos más control para eliminarlas como pacientes activos. Nos referimos, otras causas que influyen en la calvicie como son el estado físico y psicológico del paciente (estrés, cansancio, depresión), una alimentación inadecuada, el posparto y determinadas alteraciones de la piel (hirsutismo, seborrea, acné, etc).

Otras causas como la alopecia areata (causada por un conjunto de factores genéticos y psiquiátricos), como efecto secundario de la psoriasis (una enfermedad que afecta sobre todo a la piel, pero puede derivar en afectación de las articulaciones o del pelo), u otros tipos que se asocian a enfermedades autoinmunes, por lo que su causa es desconocida.

Finalmente existe otro tipo denominado alopecia cicatricial, entre cuyas causas podemos señalar los traumatismos físicos, químicos, térmicos (accidentes, avulsión, quemaduras, radioterapia, etc), las enfermedades infecciosas del cuero cabelludo, algunas dermatosis cutáneas y las secuelas secundarias a otras cirugías.

La alopecia androgénica o calvicie común, se suele tratar con un medicamento llamado minoxidilo, y también con finasteride. El objetivo principal de estos tratmientos es frenar la caída del cabello y no fomentar su crecimiento, ya que actúan a nivel hormonal. Sin embargo, estos fármacos tan solo tienen efectos en hombres menores de 60 años, y no se pueden usar en mujeres. Las investigaciones siguen su curso.

Como dato de interés en el año 2012 científicos de la Universidad de Pennsylvania (EE.UU.) después de estudiar 220 000 genes en el cuero cabelludo, identificaron una proteína causante de la Alopecia Androgénica o común. Esta proteína inhibe el crecimiento del cabello, y se trata de la prostaglandina D2 (PGD2). La cual se demostró abundar en las zonas de calvicie de los individuos estudiados. La importancia de este estudio radica en que además los científicos han demostrado también que la PGD2 inhibe el crecimiento del cabello porque interactúa con un receptor llamado GPR44. El interés de este receptor se debe a que ya existen una decena de fármacos experimentales, desarrollados por distintas compañías farmacéuticas, capaces de bloquearlo.

Estos fármacos se están investigando sobre todo con el objetivo de tratar el asma. Pero, aplicados como crema sobre el cuero cabelludo, podrían impedir que la proteína PGD2 se asocie con el receptor GPR44 y bloquee el crecimiento del cabello.

Mientras tanto no podemos dejar de mencionar que una alimentación adecuada independientemente de la causa de la Alopecia; una buena alimentación por sí sola nunca será suficiente para resolver los problemas capilares, pero es seguro que la mala alimentación puede empeorar la situación de nuestro cabello, privándolo de los nutrientes adecuados que le permiten estar brillante, fuerte y saludable. Se ha demostrado que este para un buen funcionamiento requiere de alimentos ricos en zinc. El cobre, el hierro, el zinc, yodo, proteínas, silicio, vitaminas A, vitaminas del complejo B (B6 y B12), biotina, agua, y ácido fólico son los nutrientes más comunes que deben incluirse en la dieta para evitar la pérdida del cabello.

El cabello está compuesto por la proteína queratina y otros minerales como el magnesio silicio, selenio y cobre. El objetivo de una dieta es entonces la búsqueda de los alimentos que tengan esos nutrientes para fortalecerlo. Pensamos que no deben estar solamente aquellos alimentos que son nutritivos para nuestro cabello sino también aquellos no recomendados que propician su caída. A continuación mencionamos una serie de alimentos recomendados para este fin:


Alimentos que se deben consumir

1. El Zinc, en la carne, preferentemente asada para eliminar las grasas. Este alimento es una fuente enorme de Zinc, hierro, proteínas, vitaminas B6, vitaminas B12, todos nutrientes asociados a la prevención de la pérdida del cabello. Son también ricos en Zinc los higos, los espárragos, las papas, las berenjenas y el apio.

Tanto las proteínas de la carne como el hierro de las verduras de hojas verdes son centrales para la constitución de un cabello fuerte y sano.

2. El ácido fólico se proporciona al cuerpo mediante los cereales, las nueces, granos enteros, jugo de naranja y el trigo. La importancia de la biotina y el ácido fólico, es que ayudan en las actividades metabólicas de los tejidos que tienen células de rápida multiplicación como ocurre en el caso de nuestro cabello, la piel y las uñas.

3. El agua es la bebida más saludable y recomendable de todas, nos brinda también ayuda en los problemas capilares pues mantiene el cabello hidratado y fuerte. Es bueno evitar las gaseosas o bebidas con cafeína.

4. Huevos, hígado, verduras en general en especial zanahoria, leche fortificada, aceites de pescado, de girasol y de oliva todos estos son ricos en Vitamina A, la cual mejora la lubricación y fuerza del cabello  al evitar o bloquear la desecación de las glándulas sebáceas. Esta vitamina también mejora la oxigenación de las células del folículo piloso, y el estado de los tegumentos como la piel en general.

5. Limón, naranja, kiwi, amla o uva hindú, espinaca y brócoli. Las frutas y especialmente los cítricos son muy ricos en Vitamina C (estos alimentos intervienen en la síntesis del colágeno, tejido colectivo que constituye el cabello y ayuda en la absorción del hierro, fundamental en la formación del mismo).

6. Pescado especialmente salmón y atún, carne vacuna y porcina, hígado, pollo, soja, huevos, legumbres, frutos secos, cereales integrales (muy importantes en la resistencia de la insulina, hormona relacionada también con la calvicie masculina y es fuente de ácido fólico, que ayuda a oxigenar la sangre de los folículos pilosos), levadura de cerveza (es el nutriente natural que brinda más vitaminas del complejo B, una cantidad considerable de aminoácidos esenciales y otros minerales, el fósforo entre ellos).

Mantener una hemoglobina adecuada, se traduce en una buena oxigenación del folículo piloso y su funcionamiento. La vitamina B es necesaria para la producción de hemoglobina, heteroproteína fundamental para la transferencia de oxígeno desde los pulmones hacia a los tejidos del cuerpo, incluyendo el cabello. Un alto nivel de hemoglobina debe mantenerse siempre en la sangre para prevenir o curar la caída del cabello. La falta de B12 puede provocar sequedad, la aparición de canas o una caída más abundante.

7. Antioxidantes, no por estar enumerados al ultimo carecen de importancia si no todo lo contrario, además de promover un buen funcionamiento del folículo piloso, ayudan a mejorar el medio interno de todo el organismo, y son antienvejecimiento. Debemos de consumir en buenas cantidades y frecuencia estos alimentos ideales para combatir la calvicie, como son los arándanos, espinacas, lentejas, nueces, avena, col de Bruselas, semillas de lino y jugo de remolacha o betabel.


Alimentos que no debieran consumirse

  • Grasas. La grasa animal contribuye a la caída del cabello además de los daños generales que produce al organismo. Evitar las achuras, los chorizos, cantimpalo, salames y todo tipo de embutidos.
  • Frituras en general.
  • Chocolate en exceso.
  • Helados.
  • El café. Irrita el sistema nervioso contribuyendo al stress cotidiano y a la pérdida del cabello. Intentar reducir el consumo de cafeína.

Otras consideraciones
Por último no queremos dejar de mencionar formulas naturales que nos ayudan contra la Alopecia, que podemos preparar nosotros mismos y aplicar en nuestro hogar de manera sencilla.


1. Aloe Vera: contiene enzimas que estimulan el crecimiento del cabello, al mismo tiempo que sus propiedades alcalinizadoras ayudan a llevar el PH del cuero cabelludo a un nivel saludable.

Cómo aplicarlo:
Aplica regularmente aloe vera sobre el cuero cabelludo, esto te ayudará a combatir la caspa, la inflamación y la comezón.


2. Rosa China: en México se conoce como tulipán, promueve el crecimiento del cabello y puede ser usada para fortalecer el pelo, deshacerse de la caspa, mejorar las puntas y prevenir las canas prematuras.

Cómo aplicarlo
  1. Añade flores secas de rosas chinas sobre 2 tazas de aceite de coco en un recipiente. 
  2. Calienta la solución hasta que hierva, luego cuela para recolectar el aceite. 
  3. Aplica el aceite a tu cabello antes de ir a dormir, colócate un gorro de ducha y enjuaga el cabello por la mañana. Utiliza este remedio varias veces a la semana.

3. El Romero por sus múltiples propiedades naturales, también puede ser utilizado para combatir la caída del cabello y mejorar su aspecto. Da brillo, combate el cabello graso (especialmente combinándolo con limón), y sirve para combatir la caspa (en combinación con el vinagre de manzana y la menta).

Cómo aplicarlo
  1. Mezcla ½ taza de romero seco y ½ taza de aceite de oliva extra virgen.
  2. Calienta en una olla el aceite con el romero a fuego medio. Luego de unos minutos, apaga el fuego y deja enfriar.
  3. Cuela y conserva el aceite en un recipiente.
  4. Toma un poco aceite en tus manos y masajea el cuero cabelludo y el cabello. Deja actuar por 20 minutos, preferentemente con un gorro de baño. Luego enjuaga y lava el cabello con normalidad.

4. El aceite de coco tiene innumerables beneficios a nivel estético. Aplicado al cabello, puede favorecer su crecimiento sano y brillante. Además, ayuda a reducir la pérdida de proteínas que empeoran su aspecto, e impiden la sana nutrición del cabello. Incluso, al aplicarlo en el cuero cabelludo puede convertirse en un gran aliado para personas con caspa.

Cómo aplicarlo
  1. Mezcla 3 cucharadas de aceite de coco con 2 cucharadas de aceite esencial de salvia. 
  2. Cocina la mezcla a fuego lento hasta que se vuelva homogénea; y déjala enfriar. 
  3. Aplica sobre el cabello por la noche, cúbrelo con una gorra de ducha y deja que actúe mientras duermes. 
Realiza esto una vez por semana, especialmente si tienes cabello graso.


5. La raíz de regaliz u orozuz ayuda a abrir los poros y a aliviar el cuero cabelludo de cualquier irritación y combate la caspa.

Cómo aplicarlo
  1. Agrega una cucharada de raíz de regaliz a una taza con leche y añade 1/4 de cucharadita de azafrán. 
  2. Mezcla y aplica la pasta sobre el cuero cabelludo antes de irte a dormir. 
  3. Enjuaga tu cabello a la mañana siguiente. 
  4. Utiliza este remedio una o dos veces por semana.


Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.