12 Formas naturales para controlar la artritis

0 comentarios
Artritis
A pesar del hecho de que la artritis no tiene cura, los remedios naturales para la artritis pueden hacer su vida mejor en todas las formas posibles. Estos remedios son seguros y productivos y pueden ser utilizados fácilmente por los enfermos de artritis.

Según la US National Library of Medicine, la artritis es definida por muchos síntomas que incluyen dificultad para mantener los movimientos normales de las articulaciones debido a la rigidez y el dolor por degeneración o daño. En algunos casos, la artritis también se asocia con manifestaciones extraarticulares, como una afección moderada a grave de la piel, los ojos o el corazón.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dice que en EE.UU. uno de cada cinco adultos (que corresponde a casi 50 millones de personas) han sido diagnosticados con artritis. Con el envejecimiento fisiológico de la población, se espera que la prevalencia aumentará aún más a 67% en el año 2030. Aunque no hay cura de la degeneración causada por la artritis, hay ciertos remedios que pueden aliviar el malestar y ayudarle a hacer frente.

Remedios naturales para la artritis
1. Mantener el movimiento
Mantenga las articulaciones moviéndose tan frecuentemente como pueda. El movimiento articular puede ayudar a mantener los elementos musculoesqueléticos en buen estado funcional. Las articulaciones pueden ser usadas en actividades como la limpieza de la casa, jardinería. Mantener la articulación estática o con poco movimiento en una posición similar durante un período de tiempo prolongado puede contribuir a la incomodidad y la rigidez. Se debe de tratar de estirar y relajar las articulaciones siempre que sea posible.

2. Realizar ejercicio moderado
Se puede utilizar una variedad de ejercicios para aliviar la artritis. Los ejercicios más simples son los ejercicios de rango de movimiento. Estas actividades ayudan a restaurar y mantener la flexibilidad conjunta. Los ejercicios aeróbicos están cargados de beneficios y pueden ayudar a tonificar los músculos y mejorar la resistencia junto con múltiples efectos beneficiosos sobre los pulmones, los vasos sanguíneos y el corazón. Los aeróbicos que soportan peso apuntan a fortalecer los huesos. Ejercicios de resistencia son una necesidad, ya que estas actividades ayudan en el fortalecimiento de los músculos, proporcionando protección y apoyo a las articulaciones. Abstenerse de ejercicios agresivos si le traen cualquier malestar.

3. Tome analgésicos de venta libre
Estos medicamentos se pueden utilizar para aliviar el dolor, como el acetaminofeno o paracetamol y los AINE como aspirina, naproxeno e ibuprofeno. Debe tenerse en cuenta que estos medicamentos de venta sin receta tienen algunos efectos secundarios y no son adecuados para todos los individuos, por lo que antes de optar por estos medicamentos, busque el consejo de un médico. Después de discutir con su él, se adhieren a la instrucción dada con el fin de prevenir efectos secundarios graves.

4. Control de Peso
La obesidad es uno de los factores más serios que contribuyen a añadir estrés innecesario en las articulaciones. Aumentar en 10 libras es igual a aumentar casi 40 libras en las articulaciones que llevan el peso primario como la articulación de la rodilla. Por lo tanto el sobrepeso puede agregar una serie de problemas a su cuerpo, incrementando su malestar y dolor. Con el fin de mantener sus articulaciones en una adecuada función, la mejor estrategia es reducir la cantidad excesiva de peso.

5. Utilice objetos para mantenerse caliente
Una bufanda se puede poner alrededor de la articulación de la rodilla o del codo en caso de dolores agudos. Proporcionará alivio debido al calor adicional. Guantes estirados pueden producir un efecto beneficioso que alivia la artritis con si hay edema o hinchazón. Las articulaciones también pueden ser beneficiadas por la puesta de ropa interior térmica o mantas eléctricas. Los guantes eléctricos son otra opción para mantener los dedos artríticos calientes. Úselos antes de acostarse por la noche.

6. Aplique un compresor caliente y frío
El calor trabaja minimizando la rigidez y calmando las articulaciones y los músculos. Para este propósito, se puede usar una toalla húmeda y caliente. A veces las compresas de calor podrían empeorar la articulación ya caliente que está expuesto a la inflamación. Las compresas frías trabajan enfriando la articulación caliente que está expuesta a la inflamación. Evite las compresas frías en caso del fenómeno de Raynaud y vasculitis. Para este propósito, se pueden usar paquetes fríos de hielo azul, hielo triturado o guisantes congelados. Los envases fríos no deben aplicarse en múltiples articulaciones de una sola vez.

7. Utilizar herramientas de asistencia
Atrás quedaron los días en que la gente se limitaba a herramientas operativas manuales. Salude a los cuchillos eléctricos y abridores de latas. Pueden usarse vagones o carros para transportar la carga pesada, tales como cestas de lavandería o artículos de abarrotes. Aparte de estas herramientas, otros dispositivos de ayuda que son altamente beneficiosos pueden incluir tirantes, férulas, bastones y insertos de zapato, que pueden ayudar a distribuir el peso corporal por igual.

8. Tomar alimentos ricos en calcio
Siga una dieta rica en calcio, ya que proporciona la máxima protección a los huesos. No obtener suficiente calcio en la dieta puede ser problemático. En tal caso, tomar suplementos de calcio para evitar que los huesos se debiliten es necesario. Se recomienda para las mujeres  consumir 1000 miligramos de calcio por día antes de la menopausia, mientras que la dosis a tomar después de la menopausia varía de 1200-1500 miligramos. Los hombres se recomienda tomar calcio en las dosis que van desde 1000-1300 miligramos.

9. Remoje en agua salada de Epsom
Las sales de epsom, también denominadas sulfato de magnesio, se emplean a menudo para sumergirlas y aliviar los dolores articulares así como minimizar la hinchazón. Tomar unas cucharaditas de sales de Epsom y mezclarlas en el agua para remojar. A veces, los baños extra locales son esenciales, por ejemplo, los pies. Cuando tenga que tratar con pies dolorosos, descanse en una tina que contenga suficiente agua tibia con 2 cucharadas de sales de Epsom. Esto tendrá un efecto calmante.

10. Pruebe el masaje
Se sugiere que al masajear las articulaciones afectadas con regularidad, la rigidez y el dolor pueden minimizarse en cierta medida y el rango de movimiento también puede ser mejorado. Busque la ayuda de un fisioterapeuta para las pautas si desea probar el auto-masaje o simplemente puede obtener una cita con un terapeuta de masaje especializado con regularidad. Asegúrese de que el terapeuta que consulta es el que tiene una experiencia de masaje en articulaciones artríticas.

11. Tome ácidos grasos Omega-3
Los ácidos grasos omega-3 son una necesidad para una salud óptima y pueden producir un efecto beneficioso significativo en las personas con artritis. Los Omega-3 se encuentran ricamente en los suplementos de pescado, lo que puede ayudar a aliviar el dolor articular asociado y la rigidez.

12. Utilice Capsaicina
Los estudios han demostrado que la aplicación tópica de capsaicina puede aliviar el dolor causado por la artritis. Los resultados también sugieren que los participantes de artritis reumatoide se han beneficiado más en comparación con los participantes con osteoartritis.


Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.