Estrechez uretral

1 comentarios
Definición:

Es un estrechamiento o disminución patológica de la luz del conducto uretral, que se caracteriza por ser progresiva y permanente.

Incidencia y Factores de Riesgo:

La estrechez uretral puede ser causada por inflamación o por el tejido cicatricial resultante de una cirugía, enfermedad o lesión. También puede ser causada por la presión externa originada por un tumor en crecimiento cerca de la uretra, aunque esta situación es rara.

Los hombres con antecedentes de enfermedad de transmisión sexual, episodios repetitivos de uretritis, o hiperplasia prostática benigna (HPB) presentan un mayor riesgo. También existe un mayor riesgo de estenosis uretral después de una lesión o traumatismo en la región pélvica. Así mismo, cualquier instrumento que se inserte en la uretra, como un catéter o un cistoscopio, aumenta igualmente la posibilidad de sufrir esta afección.

Las estenosis pediátricas congénitas (presente al nacer) son poco comunes, como lo son las estenosis verdaderas en las mujeres.

Patogenia:

Dicho lo anterior, se consideran tres mecanismos patogénicos: el congénito, traumático, y el infeccioso.

La estenosis congénita que puede localizarse en cualquier lugar del trayecto uretral, tiene su localización más frecuente al nivel del meato uretral. Por otro lado se considera traumática, cuando la uretra recibe una agresión mecánica externa o interna; localizándose frecuentemente en la uretra membranosa. Caídas a horcajadas y fracturas de la pelvis ósea, representan causas externas; así como las instrumentaciones son causas internas. Estas lesiones producen una cicatrización en forma estenosante por el tejido de esclerosis, el cual sustituye el tejido uretral normal.

No debe olvidarse las causas infecciosas, que ocupaban antiguamente el primer lugar etiológico, esto cambio con el advenimiento de la era antibiótica. Destacándose la infección por el gonococo (Blenorragia), que afecta las glándulas periuretrales y de no tratarse a tiempo, se produce la fibrosis como reacción del organismo, teniendo como consecuencia la estrechez uretral que aparece alrededor de los 10 años a posteriores a la infección.

Aunque son reportados raros casos en la literatura, no debe olvidarse que cualquier tumor que crezca cerca de la uretra, puede comprimir externamente a la misma. Por lo que podemos clasificarlas de la siguiente forma:

Congénita:

Aparecen al nacimiento, más frecuente al nivel del meato uretral, aunque puede presentarse a lo largo de todo el conducto o en algún otro punto de su trayecto.

Adquirida:

• Traumatismos internos (instrumentaciones) o externos.
• Infecciosa – uretritis gonocócica (7 – 10 años después de la blenorragia)
• Tumor de uretra (poco frecuente) – por compresión.

Cuadro Clínico:

El cuadro clínico de la estrechez uretral depende del momento en que se atienda al paciente, siendo los síntomas inicialmente ligeros, comenzando por una dificultad miccional, el paciente refiere de un chorro fino, en ocasiones bifurcado, además de goteo posmiccion, al progresar la estenosis estos síntomas se agravan, añadiéndose otros como micción prolongada, demorada y con esfuerzo; eyaculación débil, el chorro se vuelve en abanico o en regadera. Si todos estos síntomas progresan se puede llegar hasta la retención completa de orina. La estrechez uretral puede estar acompañada también de dolor en el hemiabdomen inferior, dolor en la pelvis, sangre en el semen, orina oscura, secreción de la uretra, hinchazón del pene.

Examen Físico:

El examen físico puede revelar lo siguiente:

·       Disminución del chorro de orina
·       Ganglios linfáticos agrandados o sensibles en la zona inguinal
·       Enrojecimiento o inflamación del pene
·       Secreción uretral
·       Agrandamiento o sensibilidad de la próstata
·       Vejiga distendida
·       Endurecimiento (dureza) de la superficie inferior del pene
·       Al intentar pasarse una sonda, esta encuentra un obstáculo.


       Algunas veces el examen no revela anomalías.

Diagnostico:

El diagnostico, se basa en los antecedentes, cuadro clínico y examen físico, así como en el apoyo de los complementarios.


Complementarios:
·       Se puede medir la tasa del flujo urinario.
·       Medición del residuo posmiccional.
·       Un análisis de orina.
·       Un urocultivo si existen evidencias de infección.
·       Se pueden hacer exámenes para clamidia y gonorrea.
·       El programa descendente nos muestra la posible repercusión al nivel del tracto urinario superior (Litiasis, hidronefrosis, pielonefritis).
·       Una cistoscopia para confirmar el diagnóstico.
·       Un uretrograma retrógado y miccional para confirmar el diagnóstico (determinan el sitio y extensión de la estenosis.

Pronóstico y Evolución:
            
Estos depende de la rapidez con que se establezca el diagnostico y un tratamiento adecuado. Siendo diferente según haya sido el agente etiológico. En el caso de traumas la evolución es rápida, los síntomas de manifiestan pocos meses después del accidente. Si se trata de una infección gonocócica ya se mencionó que la estrechez puede aparecer hasta 10 años después. El tratamiento por lo general produce excelentes resultados, sin embargo, se pueden requerir terapias repetitivas para eliminar el tejido cicatricial.

Complicaciones:

            Por repercusión sobre el tracto urinario superior:
1. Sepsis urinaria a repetición
2. Insuficiencia renal crónica obstructiva
3. Ureterohidronefrosis
4. Reflujo vésico uretral
Locales:
1. Periuretritis
2. Absceso uretral
3. Fístula uretral (sobre todo se abre al periné)
4. Divertículos uretrales y vesical
5. Litiasis vesical

Tratamiento:

Este esta relacionado también con el agente etiológico, si la estrechez es congénita esta puede controlarse con dilataciones; de ser traumática generalmente tiene indicación quirúrgica; y en caso de infección con dilataciones periódicas.

Dilataciones cada 15 días o cada mes en dependencia del paciente. Se hace con bujías, beniqué o sonda de Phillips.

Quirúrgica:
  • Uretrotomia interna ( paciente joven con estrechez localizada post traumática)
  • Anastomosis termino – terminal
  • Sustitución de la uretra por un colgajo de piel.
Es posible que sea necesaria la colocación de un catéter suprapúbico, el cual permita a la vejiga drenar a través del abdomen, para aliviar los problemas agudos como la retención urinaria.

La uretrotomía visual cistoscópica puede ser todo lo que se necesite para una estenosis pequeña. Igualmente, se puede utilizar una endoprótesis uretral ( stent) a través de un cistoscopio.

Se puede llevar a cabo una uretroplastia abierta en casos de estenosis más prolongadas, retirando la porción afectada o reemplazándola con otro tejido. Los resultados varían dependiendo del tamaño y la localización de la uretroplastia, el número de terapias precedentes y la experiencia del cirujano.

No existe tratamiento con medicamentos disponible en la actualidad para esta enfermedad. Si todo lo demás falla, se puede realizar una desviación urinaria, apendicovesicostomía (procedimiento de Mitrofanoff) que le permita al paciente realizar el autocateterismo de la vejiga a través de la pared abdominal.

Prevención:

La práctica de comportamientos sexuales más seguros puede disminuir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y la posterior estrechez uretral.

El tratamiento temprano de la estrechez uretral puede prevenir complicaciones como lesión o infección de la vejiga o los riñones.

Por: Dr. Estrada

Un comentario hasta el momento

  1. alberto says:

    en casos de estenosis uretral congenita se recomienda el uso de sondas impregnadas con corticoteroides?

Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.