Enfermedad Crónica

0 comentarios
Y si nos preguntamos: ¿Qué es una enfermedad crónica? Una enfermedad que persiste durante mucho tiempo. Una enfermedad crónica es una duración de 3 meses o más, por la definición del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de Estados Unidos. Las enfermedades crónicas en general, no se pueden prevenir con vacunas o curarse con medicamentos, ni tampoco simplemente desaparecen. Ochenta y ocho por ciento de los estadounidenses mayores de 65 años de edad tienen al menos una condición de salud crónica (a partir de 1998). Conductas perjudiciales para la salud - en particular el consumo de tabaco, la falta de actividad física y los malos hábitos alimenticios - son los principales contribuyentes a las principales enfermedades crónicas.


Las enfermedades crónicas tienden a ser más comunes con la edad. Las principales enfermedades crónicas en los países desarrollados incluyen: artritis, enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, el cáncer, tales como el de mama y cáncer de colon, la diabetes, la epilepsia y convulsiones, la obesidad y los problemas de salud oral. Cada una de estas condiciones plagan los adultos mayores.

La artritis y enfermedades relacionadas son la causa principal de discapacidad en los EE.UU. afecta a casi 43 millones de estadounidenses. Ejercicio regular y moderado ofrece una serie de beneficios a las personas con artritis mediante la reducción de dolor en las articulaciones y rigidez, logrando la construcción de músculo fuerte alrededor de las articulaciones, y aumentar la flexibilidad y la resistencia.

Las enfermedades cardiovasculares son una preocupación creciente. La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en varios paises. Tres comportamientos están relacionados con este problema de salud - el consumo de tabaco, la falta de actividad física, y la mala nutrición - contribuyen notablemente a la enfermedad cardíaca. La modificación de estos comportamientos es crítica tanto para la prevención y control de enfermedades del corazón. Modestos cambios en uno o más de estos factores de riesgo entre la población podrían tener un impacto en la salud pública profundamente.

El cáncer es la segunda causa más común de muerte en varios países, en otros la primera. El cáncer es en gran medida controlable a través de la prevención, detección temprana y el tratamiento. La reducción de la carga del cáncer requiere la reducción de la prevalencia de los factores de comportamiento y ambientales que aumentan el riesgo de cáncer. Hace falta además que los servicios de detección de cáncer y tratamiento de alta calidad están disponibles y accesibles, en particular a las poblaciones carentes de servicios médicos. 

·     El cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muertes relacionadas con cáncer en los EE.UU., que representan el 10% de todas las muertes por cáncer. El riesgo de desarrollar cáncer colorrectal aumenta con la edad avanzada. La falta de actividad física, la baja ingesta de frutas y verduras, una dieta baja en fibra, la obesidad, el consumo de alcohol y el consumo de tabaco puede contribuir al riesgo de cáncer colorrectal. Hay tres herramientas principales de detección: sigmoidoscopia flexible, colonoscopia, y la prueba de sangre oculta en heces fecales. Son ampliamente aceptadas y utilizadas para detectar el cáncer colorrectal en sus primeras etapas, cuando el tratamiento es más eficaz. En 1999, el 66% de los estadounidenses mayores de 50 años o más no informó haber tenido una sigmoidoscopia o colonoscopia en los últimos cinco años, y el 79% reportó no haber tenido una prueba de sangre oculta en heces en el último año.
·     El cáncer de mama se detecta mejor en forma temprana, etapa más tratable mediante mamografía. Setenta y seis por ciento de todos los casos diagnosticados de cáncer de mama son en mujeres de 50 años o mayores.


La diabetes es una enfermedad crónica grave, costosa, y cada vez más común. La detección temprana, mejorar la prestación de la atención, y una mejor autogestión son las estrategias clave para la prevención de la mayor parte de la carga de diabetes. Siete millones de personas de 65 años o más en Estados Unidos (20,1% de todas las personas en este grupo de edad) tienen diabetes, la mayoría de ellos la diabetes tipo 2.

Epilepsia y convulsiones afectan a cerca de 2,3 millones de estadounidenses, y dan como resultado un estimado de $12,5 mil millones en gastos médicos y pérdida de ingresos o reducción de la producción al año. Las personas de todas las edades se ven afectadas, pero en particular los muy jóvenes y los ancianos. Alrededor del 10% de los estadounidenses experimentarán una convulsión, y aproximadamente el 3% tendrá o habrá tenido un diagnóstico de la epilepsia a los 80 años.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas entre todas las edades. La obesidad entre los adultos se ha duplicado desde 1980. Las personas que son obesas o con sobrepeso tienen un mayor riesgo de enfermedades del corazón, presión arterial alta, diabetes, problemas relacionados con la artritis y algunos tipos de cáncer. Es considerada la epidemia mundial de los últimos años, un gran problema de salud.

Los problemas de salud oral son un componente importante y a menudo pasado por alto para garantizar el bienestar y la salud general de una persona mayor. Estos problemas de salud oral pueden causar dolor y sufrimiento, así como dificultad para hablar, masticar, tragar y mantener una dieta adecuada y nutritiva.

Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.