Desarrollo Ontogenético de la Personalidad, Grupo de Edades (2da Parte)

0 comentarios
La categoría Situación Social del Desarrollo que explica como se produce el desarrollo psíquico. Ésta nos habla acerca de la combinación especial que se establece entre los procesos internos del desarrollo de la persona y las condiciones externas, que es típica de cada etapa y que condiciona también la dinámica del desarrollo durante el período correspondiente.

Partiendo de esta categoría vamos a retomar los sistemas de actividad y comunicación (condiciones externas), los cambios biológicos (condiciones internas) y los propiamente psicológicos (nuevas formaciones psicológicas típicas de esas etapas) que tienen lugar durante las etapas de la adolescencia, juventud, adulto medio y adulto mayor.



ADOLESCENCIA

Aunque no existe una clasificación acabada, ni límites rígidos para determinarla, podemos señalar que la adolescencia va a transcurrir desde aproximadamente los 11 –12 años hasta los 14 –15, aunque pudiendo ir un poco más allá (incluso en nuestro país, en ocasiones, se considera la adolescencia hasta los 18 años).

El adolescente es generalmente crítico, se interesa mucho por lucir bien, por estar a la moda, por ser atractivos al sexo opuesto, por ser aceptados por su grupo.
La actividad rectora de la etapa es la relación con los coetáneos. La adolescencia se divide en tres subetapas:

PRIMERA ETAPA O PREADOLESCENCIA: En esta etapa se presentan los fenómenos de distonías vegetativas en forma acentuada. Se quejan de cansancio y fatiga, irritabilidad, dolores de cabeza, excitabilidad  elevada, dificultad para concentrarse, crisis de desfallecimientos, etc.

SEGUNDA ETAPA O ADOLESCENCIA PROPIAMENTE DICHA: La desarmonía somática le da paso ahora a la armonía. Los  varones sobrepasan en fuerza a las hembras y se extingue paulatinamente la irritabilidad.  

TERCERA ETAPA O ADOLESCENCIA TARDÍA: El desarrollo corporal alcanza la talla adulta. Se caracterizan por su independencia, desarrollo intelectual, comportamiento responsable y de autonomía. Tienen ya actitudes  adecuadas ante la realidad objetiva.


1. Cambios biológicos en la adolescencia

Es importante señalar que los cambios son sentidos fundamentalmente en la primera subetapa de la adolescencia, siendo conocidos como “transformaciones puberales”; por lo cual nos centraremos en esta etapa del desarrollo.

Las transformaciones puberales ocurren en cuatro direcciones:

  1. Cambios antropométricos: Tienen que ver con los cambios corporales, ya sea en la estatura, el peso y la armonía corporal. Ejemplos de estos cambios podríamos citar el llamado “segundo estirón”, la nariz y la frente se hacen más abultadas y prominentes, las extremidades son más pronunciadas, aumenta la masa corporal subcutánea en las mujeres y muscular en los hombres, entre otros.

  1. Cambios fisiológicos: Ejemplos de estos cambios podemos mencionar las deficiencias en el sistema circulatorio (el corazón crece más que los vasos sanguíneos, lo que trae como consecuencia alteraciones neurovegetativas tales como mareos, palpitaciones y dolores de cabeza). El otro gran cambio consiste en que se producen desórdenes funcionales del sistema nervioso (que se traducen en agotamiento físico e intelectual, irritabilidad, hipersensibilidad, trastornos del sueño y una mayor susceptibilidad a contraer enfermedades).

  1. Cambios endocrinos: Se produce un incremento de la secreción de hormonas por parte de las glándulas de secreción internas y en particular de las glándulas gonadotrópicas y los ovarios comienzan a producir en mayor medida estrógenos y los testículos andrógenos, lo que influye notablemente en el proceso de maduración sexual.

  1. Maduración sexual: La maduración sexual comienza en las hembras con la primera menstruación (menarquia) y en los varones con la primera eyaculación nocturna o espontánea (poluciones). Esto no quiere decir que en ese momento el sistema reproductor ya esté preparado para la reproducción. También se producen cambios en las características sexuales primarias y secundarias.


Las primarias tienen que ver con los cambios estructurales de los diferentes órganos del sistema reproductor, es decir, que hay un crecimiento en el varón de los testículos y el pene, y en la hembra de los ovarios, el útero y la vagina.
Las secundarias tienen que ver con el crecimiento del vello púbico y axilar en ambos sexos; del vello facial en los varones, así como el aumento de los músculos de la laringe, lo que puede provocar ronquera e inseguridad en la voz; y del crecimiento de los senos y ensanchamiento de las caderas en las hembras.



2. Repercusión psicológica de los cambios.

Todos estos cambios biológicos van a influir fundamentalmente en la autovaloración y la identidad personal de los adolescentes, incluida su imagen corporal (de gran importancia en esta etapa) y de la valoración social que reciben, tanto por parte de adultos como de sus coetáneos o iguales.

Posibles indicadores de la repercusión:

·       Desarmonía corporal y el aumento de la fuerza corporal: Provocan que el adolescente realice movimientos bruscos que le permiten una fuerte y necesaria descarga de energía, pero que a su vez, condiciona su tendencia a fatigarse con facilidad y a sufrir tropiezos. Por esta razón, a veces sus padres y compañeros los avergüenzan, les riñen, lo cual aumenta su típica irritabilidad y excitabilidad emocional.

·       Imagen corporal: Existen diferentes puntos a tratar en este aspecto:

1.     Los adolescentes con características físicas atléticas tienden a ser aceptados, sobre todo por el grupo, de acuerdo a los estereotipos culturales; mientras que aquellos que poseen una imagen desfavorable, tienden a ser discriminados por sus coetáneos e inclusive, rechazados por el sexo opuesto. Esta situación provoca diferentes conductas psicológicas como pueden ser timidez, subvaloración, retraimiento, inseguridad o por otra parte, en el extremo opuesto, puede provocar agresividad.

2.     La obesidad en los adolescentes puede generar inadaptación escolar, confusión del rol sexual, depresión, inseguridad, aislamiento social y rechazo de los coetáneos. Esto puede ocurrir de la misma manera con los adolescentes desnutridos.


3.     El acné juvenil puede influir desfavorablemente en la autoestima. Todos los estereotipos sociales de que el acné es consecuencia de una higiene inadecuada del rostro, de la masturbación, son falsos. Éste se deriva de un trastorno endocrino, relacionado con la segregación de andrógenos y por lo tanto, requiere tratamiento médico.

·       Maduración sexual: En este caso las dificultades son el resultado de diferencias que existen entre los adolescentes que tienen una maduración sexual acelerada y los que la tienen retardada. A su vez, esta repercusión es diferente entre hembras y varones.

Los varones con una madurez sexual acelerada son aceptados y tratados como adultos en mayor medida, lo que refuerza su independencia; mientras que los que tienen un  retardado en la madurez sexual  se hacen más dependientes de la opinión social. Sin embargo, los varones de maduración tardía, con el tiempo, pueden mostrar cualidades psicológicas positivas como son una mayor tolerancia a la ambigüedad, ser más selectivos y reflexivos. Lo más importante no va a ser si se tiene una madurez sexual acelerada o retardada, sino la manera en que se enfrente la situación por parte del adolescente y las personas que lo rodean.

En las hembras tiene menor impacto, pero a pesar de ello, las hembras de maduración temprana se enfrentan desde los inicios de su adolescencia y por un período más prolongado a los requerimientos del sexo opuesto (e incluso por hombres mayores, no coetáneos).

·       Problema de la atracción sexual y el establecimiento de relaciones sexuales: Tiene aspectos positivos (las relaciones sexuales son una vía de autoconocimiento y de desarrollo afectivo) y aspectos negativos (en esta etapa, las relaciones sexuales son muy inestables, con tendencia a la promiscuidad, lo cual trae efectos negativos para la salud física y psicológica del adolescente, pudiéndose presentar el embarazo precoz o el contagio de ITS. Por ello se hace necesario el trabajo encaminado a crear en los adolescentes y jóvenes una cultura de los afectos, es decir, fomentar el establecimiento de relaciones de pareja desde el plano afectivo, alejándonos de la promiscuidad y reconociendo las ventajas de mantener una pareja estable y enraizar la relación en sólidas bases afectivas, no solo de atracción sexual.

·       Homosexualidad: Existen una serie de condiciones que estimulan que exista algún tipo de relación homosexual en esta etapa, o que ésta llegue para quedarse.

1.     Los adolescentes se sienten más cómodos cuando se reúnen con adolescentes de su mismo sexo, ya que no tienden a ser controlados u observados por los adultos.
2.     Sienten miedo a la represión de sus padres si muestran abiertamente sus apetencias sexuales hacia el sexo opuesto.
3.     Temen quedar mal en un encuentro heterosexual por desconocer las conductas que se pautan para su rol de género desde lo social.
4.     Por el rechazo o falta de aceptación social a la homosexualidad, muchos adolescentes sienten culpa, la que puede llegar a una crisis de pánico no sólo después de algún encuentro homosexual, sino incluso si reciben una proposición aunque la rechacen, o tienen alguna fantasía homosexual.


La repercusión psicológica de los cambios biológicos no se produce de manera lineal, sino que estas tendencias se expresan de manera particular e irrepetible en cada sujeto individual, dependiendo de sus condiciones internas y de las influencias que ejercen las personas que le rodean (adultos y coetáneos).


Sistema de actividad


En el sistema de actividad vamos a hacer referencia a las actividades institucionalizadas (en estas edades la escuela) y las no institucionalizadas (aquellas que el sujeto realiza en su tiempo libre)
Actividades institucionalizadas
­      En la adolescencia la actividad institucionalizada no sufre ningún cambio estructural, ya que sigue siendo su principal deber la actividad de estudio. El cambio está dado por el contenido y la forma de la misma. Ya no sólo hay que captar los conceptos científicos, sino la interrelación entre ellos, dominar el sistema particular de símbolos de las ciencias exactas. Esto influye notablemente en el desarrollo de intereses cognoscitivos y profesionales y del pensamiento conceptual – teórico.
Por primera vez el adolescente se enfrenta a diferentes maestros y por lo tanto, reciben una valoración diferente de cada uno de ellos, lo cual puede influir en su autovaloración, ya sea en sentido positivo como negativo.
Actividades informales (no institucionalizadas)

­      En la etapa de la adolescencia hay una mayor selectividad en cuanto al empleo del tiempo libre con relación a la edad escolar, pero esta elección continúa siendo influida por el grupo de coetáneos.

-Sistema de comunicación
En el sistema de comunicación vamos a considerar dos direcciones: la comunicación con los adultos y la comunicación con los coetáneos.

Comunicación con los adultos

Dentro de la comunicación con los adultos es importante tratar las relaciones con los maestros y las relaciones con la familia.

 Relaciones con los maestros
En las relaciones con los maestros podemos señalar que a partir de 4to grado, éste deja de ser una autoridad sagrada y comienza a darse el proceso de criticidad del maestro. En la adolescencia, el criterio fundamental de valoración del maestro, más que su preparación técnica, es el estilo de comunicación que establece con el alumno.

Relaciones con la familia
En las relaciones con los familiares, comienza a darse el fenómeno que se conoce como el conflicto adulto – adolescente, así como tiene una importancia vital la crisis de la adolescencia.

Las relaciones del adolescente con el adulto se caracterizan por su carácter conflictivo y la principal causa de este conflicto es la divergencia de opiniones que existe entre ellos en cuanto a los deberes y derechos del adolescente. El conflicto puede tener un carácter más o menos agudo en dependencia del manejo y del estilo de comunicación que establezcan los padres con el adolescente. La vía de disminuir o solucionar este conflicto sería la sustitución de una moral de obediencia propia de la edad escolar, por una moral de colaboración (dirección firme y consecuente de los padres con la flexibilidad necesaria y la racionalidad en las exigencias que se le hacen al adolescente).

Mientras que el conflicto adulto – adolescente depende más de las relaciones de comunicación, la crisis de la adolescencia es interna, subjetiva, psicológica y está condicionada por diferentes factores: el biológico (las transformaciones puberales de que hablábamos en la primera parte de la conferencia, las cuales lo hacen sentir desde el punto de vista físico como un adulto y desde el punto de vista social, ocupa una posición intermedia, no es ni un adulto ni un niño, tiene necesidades de independencia, pero depende de sus padres) y el psicológico (que se traduce en una búsqueda en esta etapa de una identidad personal bien definida).

Ahora bien, ¿Qué es la crisis de la adolescencia? Es la contradicción que se establece entre las nuevas potencialidades físicas y psicológicas del adolescente y las posibilidades reales para su realización dentro de los sistemas de actividad y comunicación en los que se desarrolla su vida.

Aunque esta crisis puede conducir a conductas extremas como el uso exagerado de la moda, la existencia de un argot juvenil, el tratar de autoafirmarse consumiendo alcohol, cigarros, desde nuestra concepción teórico – metodológica del desarrollo, la crisis es un motor impulsor del desarrollo de la personalidad.

Uno de los resultados más importantes de esta contradicción es la formación de una identidad personal, en aquellos casos en los cuales es bien manejada.

Comunicación con los coetáneos (grupo, amistades, pareja)


·       Con relación al grupo:

­      Éste se convierte en un motivo fundamental del comportamiento del adolescente ya que su bienestar emocional va a depender de si logra ocupar el lugar al que aspira dentro del grupo. Con tal de obtener la aprobación del grupo, pueden cambiar sus opiniones para ser aceptados y existen fenómenos orientados a este fin como son la persecución de la nota, el conformismo (cambio de opinión para ser aceptado por el grupo), el negativismo (es el llamado “rebelde sin causa”), los llamados adolescentes difíciles (inadaptación escolar), expresiones todos de la importancia que tiene el grupo en esta etapa del desarrollo.

·       Con relación a las amistades:
                                                 
­      La amistad en la adolescencia se basa en un código de carácter moral que tiene como premisa la confianza total y el respeto mutuo. Hay una tendencia en esta edad a idealizar al amigo, no hay una criticidad. Es a su vez, fuente de satisfacción de necesidades, desarrollador de vivencias personales satisfactorias (“código de camaradería”).

·       Con relación a las relaciones de pareja:

­      En la adolescencia, las relaciones de pareja son inestables, al adolescente le cuesta trabajo hacer corresponder su ideal de pareja desde el punto de vista físico con su ideal de acuerdo a cualidades psicológico – morales.

Se produce una separación brusca de los roles de género, dándosele una mayor importancia a las características externas del rol. Los estereotipos correspondientes a los roles sexuales se priorizan de modo brusco.

Desarrollo intelectual

­           En la adolescencia surge el pensamiento conceptual – teórico (por su contenido no requiere del objeto concreto y por su forma se realizan diferentes operaciones intelectuales, opera en el plano mental), que permite al sujeto interrelacionar conceptos y tener una importante orientación hacia la solución de problemas.

Es un pensamiento hipotético – deductivo. Hipotético ya que no requiere  del apoyo de los objetos concretos, porque va a trazarse líneas en la mente que va a tratar de llevar a cabo en la práctica; y deductivo porque va a operar de lo general a lo particular.

Desarrollo afectivo – motivacional

Los aspectos que serán tratados en este punto serán: la identidad personal o autovaloración, el desarrollo moral, los ideales y la orientación vocacional.

·       Identidad personal o autovaloración

­       En la adolescencia se alcanza un nivel cualitativamente superior con relación a la niñez en el desarrollo de la autoconciencia porque alcanza un carácter más generalizado y sirve de apoyo al desarrollo de la autovaloración. No obstante, aún es inestable e inexacta la valoración de sí mismo que hace el adolescente, pues depende en buena medida de criterios externos sobre todo de los coetáneos.

La imagen corporal y las cualidades vinculadas a las relaciones interpersonales tienen un marcado peso en la autovaloración y en particular en la autoestima.

Por último podemos señalar que en esta etapa se integran las funciones afectivo – valorativa (lo que las personas perciben de sí mismas) y reguladora (la capacidad de regular el comportamiento de acuerdo a la imagen que tiene de sí) de la autovaloración.

·       Desarrollo moral

­           En la adolescencia, aunque existe una gran preocupación por los juicios y normas morales y éstos poseen una relativa estabilidad, aun no se han convertido en convicciones o juicios estables, por lo cual pueden ser modificados por la opinión de otros.

·       Ideales: Son un elemento del desarrollo moral, pero por su importancia vamos a tratarlos aparte.

­      En la adolescencia, los ideales se caracterizan por ser ideales heroicos, alcanzando cierto nivel de abstracción. Aunque sus ideales están más desarrollados que en la edad escolar, la principal dificultad que enfrentan es que los ideales son muy elevados, por lo cual al adolescente le cuesta trabajo organizar su comportamiento de acuerdo a este modelo.




·       Orientación vocacional

­      En la adolescencia la elección de la futura profesión aun no constituye un problema central en la satisfacción de sus necesidades aunque aparecen determinados intereses profesionales vinculados a las asignaturas preferidas y al prestigio social de los profesores.

PROBLEMAS DE SALUD EN LA ADOLESCENCIA

-Acné juvenil
-Conflictos emocionales
-Depresión
-Retraimiento social
-Ideas suicidas
-Crisis de la adolescencia
-Conductas antisociales
-Trastornos del equilibrio fisiológico
-Mala información sexual
-Embarazo
-Hábito de fumar y otras toxicomanías

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Deben tomarse medidas para  que el adolescente  adquiera una autovaloración adecuada para que logren aspiraciones alcanzables, se debe evitar el embarazo en la adolescencia y la adquisición de infecciones de transmisión sexual por lo que padres y maestros deben informarlos sobre la sexualidad. Preocuparse por conocer el grupo  de pertenencia del adolescente,  procurarles su independencia, aceptar las normas del grupo cuando éstas son razonables.

-Orientación vocacional
-Adecuada relación con el adulto, desarrollar la capacidad de comunicación afectiva.
-Aclaración de los roles y favorecer el establecimiento de límites razonables para toda la familia.
-Fomentar la habilidad de reconocer esfuerzos y logros.
-Prevención de hábitos tóxicos
-Educación física y dieta balanceada


JUVENTUD

El período o etapa de la juventud va a transcurrir desde el término de la adolescencia hasta los 30 años aproximadamente, dividiéndose en juventud temprana, intermedia y tardía.

La edad juvenil, se conoce también  como adultez temprana.
En esta etapa la actividad rectora es la selección de la profesión. El joven se preocupa mucho por su futuro, por alcanzar un lugar en la sociedad, por su autoafirmación. Es la etapa en que se preparan para dar el paso a la vida adulta.
Se encuentran formadas las capacidades generales y utilizan el pensamiento abstracto.


Sistema de actividad

­      Actividades institucionalizadas. En la juventud, la actividad de estudio (para los que continúan estudiando) adquiere un carácter científico – profesional y va a influir de manera significativa en el surgimiento y formación de la concepción del mundo. En el joven, su pensamiento continúa siendo conceptual – teórico, pero más desarrollado, más estructurado.

­      Actividades no institucionalizadas. En la etapa de la juventud el empleo del tiempo libre parte de una elección personal. Al joven le gusta emplear este tiempo fuera de su actividad escolar. Tienen muchos intereses (la lectura, el cine, etc.) y en ocasiones esta gran dispersión le dificulta organizar y distribuir su tiempo.

Sistema de comunicación

Relación con los maestros.  Ya en la juventud, la valoración incluye la preparación técnica del maestro y el estilo de comunicación.

Relaciones con la familia. El joven ya tiene mayor independencia emocional de la familia y aunque los padres constituyen modelos de conducta, existe una mayor criticidad en esta relación, la cual es más argumentada. Por el desarrollo de la capacidad de autodeterminación, la comunicación del joven con los padres disminuye o cambia en el contenido y la forma.

 

Comunicación con los coetáneos (grupo, amistades, pareja)

·       Con relación al grupo: En la juventud, aunque el grupo continúa siendo una importante fuente de desarrollo de reflexiones y vivencias, el joven se caracteriza por ser relativamente independiente de los criterios del grupo, siendo capaz de enfrentarse a ellos si los considera inadecuados.

·       Con relación a las amistades: En la juventud se produce una búsqueda intensa de la amistad como relación afectiva altamente individualizada, estable y profunda. Es más selectiva que en la adolescencia. En esta etapa, disminuye el número de amigos, ya que se diferencia entre amigos y compañeros. La amistad es más objetiva, no existe una tendencia grande a la idealización, es más flexible porque aumenta la tolerancia a puntos de vista contrarios, y a la critica, ya que se le señalan al amigo los defectos sin que se produzca una ruptura de la amistad.

·       Con relación a las relaciones de pareja: En la juventud va desapareciendo la dicotomía entre masculinidad y feminidad. El joven no ve estas cualidades como opuestas, sino que pueden estar presentes en ambos sexos, independientemente de que adquieran formas de expresión diferentes. Va a existir una mayor estabilidad en la pareja y una tendencia a la creación de la familia propia, caracterizada por la llegada del primer hijo en muchas ocasiones.

Desarrollo intelectual  

­           En la etapa de la juventud el pensamiento conceptual – teórico se consolida, pero adquiere un carácter emocional persona, porque las emociones y reflexiones del joven están en estrecho vínculo con su sistema de necesidades y motivos.
 
Desarrollo afectivo – motivacional

·       Identidad personal o autovaloración

         

­       En la juventud, la autovaloración resulta más flexible, estructurada y fundamentada, lo que implica que ha ganado en estabilidad y objetividad y sirve de apoyo a la elaboración del sentido de la vida. Además, para la formación de la autovaloración y de la autoestima, tienen un marcado peso las cualidades vinculadas con el dominio de sí mismo y su proyección futura.

En esta etapa, además de las funciones afectivo – valorativa y reguladora de la autovaloración, aparece una nueva función: la autoeducativa, al plantearse el sujeto tareas y vías para su autoperfeccionamiento.

·       Desarrollo moral

­           En la juventud aparecen convicciones o valores morales como formaciones motivacionales de la personalidad que operan desde una regulación interna ya que el joven asume la responsabilidad moral de sus acciones en base a principios morales generales y a su vez, es capaz de realizar valoraciones morales más flexibles.

 En la edad juvenil surge la concepción del mundo como representación generalizada y sistematizada de la realidad en cuanto a sus leyes, en cuanto al papel del hombre en la sociedad y de sí mismo, es decir, de la propia persona. No es sólo un sistema lógico de conocimientos, sino un sistema de convicciones que expresan las principales orientaciones valorativas del sujeto hacia la realidad.

  • Ideales

­      En la juventud, se realiza una búsqueda conciente del ideal; el joven se convierte en el centro de su ideal (concretizado o generalizado) y de ahí elabora su proyección futura.

·       Orientación vocacional

­      En la juventud la elección de la profesión debe producirse como un verdadero acto de autodeterminación, lo que significa que el joven tiene en cuenta para realizar su elección sus capacidades, sus intereses y las posibilidades reales.

En esta edad también la elección profesional puede realizarse por motivos ajenos al contenido de la profesión. Estos motivos pueden ser: ser útil a la sociedad, agradar a los padres, o porque la profesión tiene un elevado prestigio social o una alta remuneración.
    

PROBLEMAS DE SALUD EN LA JUVENTUD


En esta etapa, a pesar de  todo lo que hemos dicho, continúan las amenazas para la salud de los jóvenes, las cuales pueden resumirse en:

  1. No sólo ITS, sino también otras enfermedades.
  2. Accidentes del tránsito u otros.
  3. Ingestión de bebidas alcohólicas.
  4. Tabaquismo (lo cual resulta en estas etapas una manera de reforzar su adultez).
  5. Drogadicción

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

-  Evitar las enfermedades de todo tipo.
-  Orientación profesional
-Ofrecer preparación para enfrentar las dificultades de los cambios de la escuela a las actividades laborales.
-Estimular el desarrollo de las capacidades de escuchar, de expresión verbal y no verbal, y de comunicación en general.
- Educación sexual
- Prevención de hábitos tóxicos 

ADULTEZ:

Esta etapa abarca desde los 30 años hasta los 60 aproximadamente.
En la adultez propiamente dicha, el individuo está psíquicamente preparado para hacerle frente a la realidad. Ha logrado el pleno desarrollo de sus capacidades físicas y mentales y está en óptimas condiciones para asumir las tareas y responsabilidades que se le asignen.
Debe prepararse para enfrentar los cambios físicos, emocionales y sociales que se dan en la mediana edad.

Crecimiento y desarrollo Físico

Es una etapa donde se evidencia con claridad el proceso de envejecimiento. Proceso complejo, probablemente definido por una serie de sucesos que aún no han sido totalmente explicados, dentro de los que se describen errores o daños fortuitos del vivir o de sucesos de desarrollo programado y ordenado genéticamente. Sin embargo no podemos olvidar que todo este proceso está influido por el estilo de vida presente y pasado.

Esto se manifiesta de diversas formas en la edad madura, por ejemplo:
Desgaste de los tejidos, dolor y molestias, baja necesidad de ingesta calórica, disminución de la fuerza, la rapidez de reacción y tiempo con que funcionaban habitualmente los músculos.

Disminuye la velocidad de crecimiento del pelo, se puede adelgazar o aumentar de peso, aparecen canas, pierde brillo y firmeza. Aparecen unas pocas arrugas en la cara; las líneas de la risa surcan los extremos de los ojos, también el cuerpo cambia.

En el sistema óseo, comienzan a evidenciarse descalcificaciones. Se pierde progresivamente espacios ínter vertebrales, observándose por ello una disminución en la estatura.

En la mujer se presenta la menopausia y el climaterio en donde hay transformaciones biopsicosociales.

Cuando el adulto medio no sabe enfrentarlos adecuadamente se producen las “Crisis” en que el individuo puede presentar frustraciones que pueden traer trastornos para su salud y puede caer en hábitos tóxicos como el alcoholismo. Se deben, por lo tanto, tomar medidas para prevenir estos riesgos.

Esta etapa de la adultez, es la que se asegura el ajuste familiar, laboral, profesional y social en las restantes fases de la vida.

Desarrollo cognitivo

Tal como el adulto joven, el medio, posee un pensamiento formal (Piaget). Sin embargo éste tiene una particularidad que determinaría cierto grado de rigidez haciéndole difícil enfrentar el cambio y la novedad de las diversas situaciones que vive.

Se plantea entonces, que el adulto tendría un pensamiento "Postformal" en el que se integra el pensamiento objetivo y analítico con el subjetivo y simbólico, siendo menos literal y más interpretativo.

Existe temor en relación con pérdida de habilidades mentales debido a que puede haber una disminución de memoria, mayor tiempo en terminar una tarea o solucionar un problema porque se distraen con mayor facilidad. Estos son cambios comunes en las destrezas intelectuales
En las personas sanas, sus habilidades verbales y razonamiento tienden a ser mejores, así como la habilidad para organizar y procesar información visual. Existe un aumento de las destrezas del pensamiento, comprensión e información, mientras sus habilidades motoras disminuyen (lentitud de respuesta).
El grado de motivación para aprender o recordar, el interés o significatividad de la información, el tiempo de la experiencia educacional que se ha tenido, tienden a ser más importantes en esta edad que la modificación de las habilidades de aprendizaje y memoria. Son igualmente creativos que los adultos jóvenes.
Sistema de actividad.
La actividad rectora es el trabajo,  que es la actividad fundamental y en la que el hombre despliega toda su actividad creadora.

Ocurre un cambio de roles, transformándose también, además de cuidar a sus hijos, en cuidadores de sus propios padres.
Sistema de comunicación.
En esta etapa de la vida el adulto se replantea frente a lo vivido. Los posibles cambios que debe de enfrentar pueden afectar el matrimonio y la estructura familiar. Es una etapa importante en la que la relación con los hijos, los padres y de pareja deben de considerarse.
Los hijos tratan de diferenciarse de los padres, comienzan a polarizarse y eso será difícil cuando el rol parental es rígido y no evoluciona. La madre debe aceptar el desarrollo de sus hijos hacia la individualidad y establecer una relación más distante y de apoyo. Esta relación se dificulta cuando la mujer ha formado su propia identidad en términos de su rol maternal. La mujer debe de redefinir su autoestima en función de los logros que los hijos alcanzan en esta etapa.
En su mayoría las mujeres, en la mediana edad se vuelven más asertivas y orientadas al logro en la esfera profesional, la autoestima se centra en el trabajo y en el sentido de productividad.
Los adultos medios con sus padres alcanzan una mayor cercanía, ya que la brecha generacional no es tan notoria, a su vez experimentan un deterioro físico y viven la incertidumbre por el futuro y la vejez, al mismo tiempo se produce un sentimiento de superioridad debido a que sus padres se ven débiles, hay preocupación por la vulnerabilidad que ellos presentan frente a las enfermedades y al mayor riesgo de muerte.
En la adultez temprana hay una perdida de la intimidad en la pareja, sin embargo en la adultez media al tener hijos adolescentes se produce un reencuentro, redefiniéndose como pareja en función de logros obtenidos.
Las personas en los 40 años tienden a pensar que el futuro es infinito mientras que en los 50 empiezan a pensar, más bien, en el tiempo que les queda por vivir y en lo inevitable de su propia muerte, lo que a muchos los lleva a empezar a estructurar sus vidas en términos de prioridades.
Es la etapa de la estabilización de la vida sexual, la consolidación profesional y económica. El hombre se siente plenamente motivado para hacer el máximo esfuerzo por el desarrollo individual y colectivo; se desarrolla el espíritu de superación, la escala de valores, las capacidades intelectuales, el control emocional, la voluntad y las posibilidades críticas y autocríticas.
La esencia de la adultez es la consolidación programática y ejecutiva  de la vida y la delimitación más acabada de las características bio-psicosociales del sujeto.
Se profundizan las relaciones interpersonales.
Las relaciones interpersonales del adulto se caracterizan por compartir objetivos y motivaciones en gran medida conscientemente definidos.
La autonomía que confiere a la personalidad adulta el cambio de posición en el sistema de relaciones influye en las cualidades psíquicas en los rasgos de carácter con respecto a:
  • Al trabajo, al colectivo.
  • A la familia.
  • En la independencia de sus decisiones.
  • En el autocontrol.
  • En la autovaloración consciente de sus acciones en correspondencia con sus convicciones.
La autonomía, la independencia social y económica, posibilitan que pueda construir un hogar, una familia, tener hijos, responsabilizarse con su educación.

Sexualidad:

Hay mayor experiencia y mayor disfrute de la sexualidad; se elige la pareja, se constituye la familia y se estabiliza la vida sexual.
Aparece el climaterio y la menopausia. En la mujer los cambios son más rápidos y tormentosos. Aparece como ya dijimos la crisis de la mediana edad.
En esta etapa el individuo debe haber logrado una personalidad madura, sana caracterizada por dominar activamente el ambiente, presentar una cierta unidad y poseer la capacidad de percibir correctamente el mundo y así mismo.


PROBLEMAS DE SALUD:
- Aparecen las enfermedades crónicas.
- Hábitos tóxicos.
- Obesidad.
- Crisis de la mediana edad.
- Riesgos laborales.


Medidas preventivas:
- Enfrentarse a la crisis de la mediana edad.
- Control de factores de riesgo.
- Luchar contra el tabaquismo y el alcoholismo.
- Autovaloración adecuada
- Utilización de sus capacidades para lograr una realización personal y social.
- Mantener hábitos alimentarios adecuados.
- Ejercicios físicos y un estilo de vida adecuado.
- Prepararse para ejercer los roles de esposo (a), padre y posteriormente de abuelo.
- Aprender a aceptar la independencia de los hijos y la dependencia de sus padres.


ADULTEZ MAYOR O SENECTUD

La adultez mayor constituye la etapa que le sigue a la adultez media y se prolonga hasta la muerte del sujeto, se le conoce además como senectud, vejez, ancianidad, tercera edad.

Sistema de actividad

La actividad rectora en esta etapa y los sistemas de actividad y comunicación van a depender del marco en el que esté  insertado el anciano, la necesidad fundamental  es la de trascendencia.


En esta etapa se presentan las siguientes alteraciones:

  • Disminución de las funciones mentales y físicas.
  • Dificultad para ajustarse a los cambios.
  • Se producen transformaciones morfológicas, bioquímicas y psicológicas que constituyen características de esta etapa.
  • Dificultades sensoperceptuales y en otros procesos cognitivos.
  • Cambio de roles de padre-abuelo, trabajador-jubilado.
  • Deterioro de los hábitos higiénicos y alimentarios.
  • Modificaciones de orden psíquico:
  • Se lentifican los procesos de aprendizaje.
  • Se altera la retención y comprensión.
  • Hay deterioro  de la memoria de fijación y evocación de recuerdos recientes.
  • Disminuye la atención.
  • Se fatigan con mayor facilidad.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Desinterés por la vida debido a la pérdida de seres queridos.
  • Inactividad profesional. Regresión de actitudes físicas y mentales.
  • Sentimiento de soledad, abandono y tristeza.
  • Irritabilidad, pérdida de intereses


Sexualidad:

Está presente siempre y puede ser fuente de placer y bienestar, a pesar de que muchos lo ven como algo vergonzoso y tratan de esconderlo. A veces los hijos y nietos minimizan la capacidad de amar en esta etapa.

En cuanto a la sexualidad los ancianos tienen derecho a disfrutar de la sexualidad. Es necesario hacerles ver que ya la sexualidad  en estas edades no puede ser igual que en etapas anteriores pero pueden ejercerla en la medida de sus posibilidades y lograr el acercamiento afectivo con su pareja.


Problemas de salud:
- Enfermedades crónicas invalidantes.
- Accidentes.
- Problemas económicos.
- Trastornos mentales.

Medidas preventivas:
- Actitud positiva ante la vida.
- Mantenimiento de la actividad física y mental.
- Control de dieta.
- Rehabilitación de funciones perdidas.
- Mantener un adecuado estilo de vida.
- Control médico periódico.
- Lograr la participación del anciano en el desarrollo de la comunidad.
- Respeto a su individualidad, a su espacio.
- Utilizar el tiempo libre productivamente.

Atención con: (signos de emergencia)
  • Sentimiento de soledad.
  • Temor al porvenir.
  • Desinterés por la vida.
  • Depresión.
  • Aumento del egocentrismo.

La senectud es la edad de la jubilación lo que lleva a la inactividad profesional por lo que hay una regresión de las aptitudes y físicas y mentales.

Es frecuente en estas etapas los sentimientos de soledad producto a que los hijos se casaron y abandonaron el hogar, el sentimiento del “nido vacío” como se llama a éste,  desinterés por la vida debido a la muerte  del cónyuge o cualquier familiar cercano, depresión y aumento del egocentrismo, se observa en esta etapa la pérdida de hábitos higiénicos. El anciano deja de bañarse, se reduce la curiosidad y interés por conocer, hay tristeza e irritabilidad frecuentes. Piensan que la familia los ha dejado  de querer.

El aumento de la expectativa de vida hace que cada día sean más las personas que rebasan los 65 años y que disfrutan de buena salud física y mental.
El hecho de que un sujeto se adapte al proceso de envejecimiento depende mucho de la personalidad que éste ha desarrollado en etapas anteriores. Se plantea que “se envejece tal como se ha vivido”.

Es necesario lograr que la vejez se desarrolle de forma activa  y motivadora de manera  que el anciano se sienta útil a la sociedad y a sí mismo, querido y respetado por todos en su familia y en su comunidad
Es necesario desarrollar toda una serie de acciones encaminadas a utilizar las capacidades de los ancianos en su función activa en la sociedad.
Se plantea la necesidad de diseñar programas de salud para que los ancianos puedan continuar integrados a la sociedad y a su comunidad.

En la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento que se celebró en Viena, en 1982, se decidió realizar todos los esfuerzos  necesarios para que las personas de  edad avanzada puedan continuar integradas a la sociedad en general y a la comunidad donde viven en particular para lo que se requiere:
-             Lograr la participación de los ancianos en  los beneficios de desarrollo de la sociedad, no sólo en lo económico sino también en la comunicación humana.
-              Posibilitar que se mantenga su individualidad.
-              Deben dejárseles tomar sus decisiones propias.
-              Propiciar su relación con personas de otras edades. Se ha podido apreciar la participación que tienen los ancianos en las organizaciones de masas de nuestro país

-              Asistir a los ancianos en sus propios hogares lo que resulta más económico y les da mayor satisfacción emocional pues, con frecuencia, ellos se resisten al internamiento  u hospitalización por alejarse del ambiente familiar.

Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.