Nuestra Defensa Contra la Gastritis y Úlceras Pépticas.

0 comentarios


La frecuencia de la GastritisÚlcera GástricaÚlcera Duodenal y bulbar ha aumentado considerablemente, logrando que muchas personas piensen que las Úlceras Pépticas son producto de una mala dieta y de factores hereditarios.  Hace un par de días un paciente me pregunto por qué solo algunos miembros de su familia padecían de esto  y otros no, si los hábitos alimenticios eran muy similares. Mi paciente desconocía que existen varios factores que son igual de importantes, es decir, factores agresivos y defensivos.


Nuestro organismo cuenta con defensas para impedir el desarrollo de estos padecimientos, el mantenimiento y el buen funcionamiento de estos impedirá la aparición de una Gastritis y de una futura Úlcera. Ahora la pregunta obligada ¿Cuáles son esas Defensas?, respecto a esto podemos mencionar varias.

Tanto el Estómago como el Duodeno tienen un epitelio, el cual constituye una mucosa; este epitelio superficial se debe regenerar constantemente. A su vez la mucosa produce un mucus en forma de gel que actúa como de barrera protectora. La motilidad y el vaciamiento que además de ser fisiológico, actúa como elemento defensivo al disminuir el tiempo de contacto de los irritantes de la mucosa, de ahí que en los tratamientos se indiquen fármacos inductores de la motilidad y el vaciamiento. La producción de bicarbonato por células de las glándulas gástricas con el objetivo de contrarrestar el medio acido también resguarda. Un buen aporte de oxigeno así como de irrigación sanguínea de la mucosa permite su correcta actividad, esto se ve afectado en pacientes alcohólicos o con daño hepático debido a la producción de varices a este nivel.

El buen funcionamiento de la bomba de protones, que trabaja a nivel celular, produciendo el medio acido, ya que un sobre funcionamiento de esta bomba disminuye el pH, incrementando la acidez por encima de los niveles fisiológicos. El correcto funcionamiento depende también de una buena retroalimentación positiva, es decir, que el Estómago alcance su estado de hiperacidez una vez que haya sido estimulado por la ingesta de alimentos, y  que no suceda cuando hay ausencia de estos.

Para muchos es desconocido que existe un reflujo duodenal fisiológico en algunas personas, con el propósito de permitir el paso retrogrado del bolo alimenticio y de sales biliares que son alcalinas al Estómago, cuando este último se encuentra vacio. De esta manera se nivela la hiperacidez estomacal cuando el Estómago ha estado mucho tiempo vacio, aunque también podría tomarse en cuenta como factor agresor debido a que es uno de los mecanismos de producción de la Gastritis alcalina.

Por último, dos elementos que no por mencionarlos al final son menos importantes, de hecho pudiera ser todo lo contrario; me refiero a los buenos hábitos alimenticios e higiénicos, y  al buen estado psíquico. El primero se explica solo, pues sabemos que debemos mantener una buena alimentación e higiene en todo momento; evitando comer alimentos chatarra, irritantes o platillos muy condimentados. El segundo menospreciado por los pacientes se refiere al stress, diversos estudios han demostrado que el simple hecho de mantenerse estresado produce distintos tipos de Úlcera y Gastritis además de otros daños a la salud.

Factores Defensivos:

  • Vitalidad y regeneración del epitelio superficial.
  • Protección de la mucosa por el gel de mucus y bicarbonato, producido por células de las glándulas gástricas.
  • Motilidad y vaciamiento normal.
  • Retroalimentación adecuada formando la hiperacidez y acidificación.
  • Garantía de una oxigenación y nutrición de la mucosa por una  irrigación arterial y venosa adecuada.
  • Reflujo duodenal fisiológico.
  • Funcionamiento adecuado  de la bomba de protones celular reteniendo Na+, K+  y sacando H+.
  • Buenos hábitos alimentarios e higiénicos.
  • Buen estado psíquico (Controlar el Stress).

Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.