Diagnóstico de las Hemorroides y sus factores de riesgo

0 comentarios

Después de haber analizado la importancia de conocer las Hemorroides, y su clasificación; continuamos escribiendo del tema, pues no podíamos dejar de mencionar cuales son las causas y toda la sintomatología que produce en los pacientes. Con el Objetivo de que logremos identificar cuando se está en presencia de Hemorroides, así como conocer los factores favorecedores con el fin de evitar el desarrollo, es decir, prevenir la aparición.



Las Hemorroides se desarrollan con la misma frecuencia en ambos géneros, no tiene predilección por ningún sexo, generalmente aparecen después de los 30 años. Existen distintos factores favorecedores que debemos tener en cuenta a razón de controlar dichos factores.

Factores Favorecedores:

1. Carencia de válvulas en las venas hemorroidales y posición superficial (faltas de sostén), permitiendo la dilatación con aumentos de presión.
2. Estancia prolongada de pie.
3. Esfuerzos.
4. Estreñimiento.
5. Diarrea tenaz.
6. Partos repetidos.
7. Tumores abdominales.
8. Congestión pelviana: por sedentarismo, afecciones cardíacas, hipertensión portal.
9. Infección anal: favorece la flebitis y periflebitis de venas hemorroidales.
10. Herencia: debilidad congénita.


Las manifestaciones clínicas serán distintas en cada paciente, y variaran de acuerdo al tipo de Hemorroide, y al Grado de esta de acuerdo a su clasificación. Sabemos que clínicamente hay síntomas que nos refieren los pacientes y signos que son hallados por el examinador, de forma general son los siguientes en las Hemorroides no Complicadas:


A. Sintomatología (no complicada)

1. Sangramiento
2. Protrusión o prolapso hemorroidal al esfuerzo defecativo en sus diversos grados (diferenciar con  los repliegues de piel por hipertrofia)
3. Secreción húmeda que origina prurito y escozor (grado  III)
4. Dolor. No es propio de las hemorroides. Se presenta en las externas complicadas por inflamación  aguda, flebitis y peri­flebitis; y sobre todo, trombosis.


B. Exploración: la podemos dividir en Inspección, Palpación y vía Endoscopica.

Inspección: pueden apreciarse Hemorroides externas en forma de  una o más eminencias redondeadas que levan­tan y deforman el margen del ano, cubiertas por piel, de coloración violácea, turgentes o fláccidas. A veces, pequeños colgajos cutáneos correspondientes a  trombosis. Se debe de cerciorar de la posible la existencia o no de grietas o  fístulas que en ocasiones, acompañan a las hemorroides.

Palpación: Tacto digital (no hace diagnóstico en Hemorroides internas). Mediante esta técnica se trata de alcanzar con el dedo la mayor altura posible y con un  movimiento de rotación examinar todas las paredes, se pudieran palpar tumoraciones. Al retirarlo, a veces aparece manchado con estrías de sangre.

Rectoscopia: permite la observación de las paredes del recto (se aprovecha para tomar biopsia si observamos alteraciones en la mucosa). Si  sospechamos una  lesión a  mayor altura, realizar Sigmoidoscopia, si esta no es concluyente realizar colon por enema.


Con lo anterior, podemos darnos cuenta que el Diagnóstico de las Hemorroides se hace cumpliendo tres puntos, primero los antecedentes personales acompañados de factores de riesgo o favorecedores, segundo la sintomatología referida y finalmente los signos encontrados en la exploración acompañado de los complementarios de imagenologia, en este caso por vía endoscópica. Por lo tanto reviste suma importancia la realización de un interrogatorio detallado y un buen examen físico.

Para confirmar el diagnóstico de Hemorroides debemos de tener en mente otros diagnósticos para poder realizar un correcto diagnóstico diferencial, evitando confusiones y llegar a un diagnostico certero.


Diagnóstico Diferencial.

1. Prolapso Rectal.
-Inspección:  en este caso la  hay coloración normal de la mucosa rectal y no azul- violácea, forma de pliegue radiado, circular. Protrusión mayor que la de las hemorroides.
-Palpación: Lo que protruye es la mucosa rectal.

2. Procidencia del Recto (niños poli parasitados o por falta de madurez del suelo pélvico).
-Inspección: Prolapso aun mayor, coloración de la mucosa  rectal, pliegues circulares concéntricos.
-Palpación: Expuestas todas las capas del recto.

3. Pólipo del Recto (pediculado, que protruye al defecar).
-Inspección: coloración similar a la mucosa rectal o rojo  intenso. Implantación por encima de la zona hemorroidal.
-Tacto Rectal: Tumo­ración en la ampolla rectal, aunque a veces puede empujarse con el dedo y confundirse
Diagnóstico: se hace por Endoscopia y Biopsia

4. Neoplasia de Recto (canal anal). Se ve por lo general en pacientes mayores de 40 años, es muy dolorosa.
-Inspección: Bordes irregulares, mamelones sangrantes.
-Palpación: Consistencia pétrea.
-Diagnóstico defini­tivo: Biop­sia.


Después de haber analizado todo esto, estamos en condiciones de realizar un buen diagnóstico de Hemorroides, descartando otras patologías que pudieran confundirse, dentro de ellas la más importante a descartar es la Neoplasia de Recto, una vez confirmado que estamos ante un caso de Hemorroides y que la hemos clasificado, podemos pasar entonces al Tratamiento que será objeto de una futura publicación.

Deja tu Comentario

Tu opinión es importante, gracias por Comentar.